Analizamos si es posible introducir una cláusula anti Airbnb en las comunidades de propietarios.

Puede que tu vivienda esté en una comunidad de vecinos situada en zona céntrica o turística. Puede que te preocupe que algún inversor se dedique a comprar uno o varios pisos y se dedique a alquilarlos como vivienda turística o apartamentos turísticos.

Si esta es tu preocupación, he de decirte que hay una forma de tratar de evitarlo.

Es posible prohibir en los Estatutos que se ejerzan esas actividades.

Hay promotores de viviendas de lujo que ya están diciendo que en su promoción no se va a permitir alquileres tipo Airbnb.

Para ellos la solución será fácil. Mientras son propietario único, redactarán una prohibición en los Estatutos y los inscribirán en el Registro de la Propiedad. De esta forma, todo el que adquiera una vivienda será conocedor de esa prohibición y le será plenamente exigible.

En el caso que la comunidad ya esté en manos de diversos propietarios, la solución es la misma. Sin embargo, para redactar o modificar Estatutos se necesita la unanimidad y eso no es tan fácil de conseguir, ¿verdad?

En la discusión de si una prohibición de este tipo es admisible, el punto de partida es el artículo 7.2 de la Ley de Propiedad Horizontal, que dice que:

…… al propietario y al ocupante del piso o local no les está permitido desarrollar en él o en el resto del inmueble actividades prohibidas en los estatutos, que resulten dañosas para la finca o que contravengan las disposiciones generales sobre actividades molestas, insalubres, nocivas, peligrosas o ilícitas.

Así, esta actividad de alquiler como vivienda o apartamentos turísticos sería prohibida. Aunque también podría alegarse que es una actividad molesta para el resto de los propietarios.

De hecho, esta actividad es tan claramente molesta, que algunas Comunidades Autónomas ya han dictado normas con requisitos y limitaciones. Aunque estas normas ya se está viendo que son insuficientes.

La propuesta a hacer es que modifiquen la Ley de Propiedad Horizontal y que el acuerdo de prohibir el alquiler vacacional no necesitara la unanimidad para aprobarse, sino que fuera suficiente con un acuerdo de las tres quintas partes de los propietarios que, al mismo tiempo, representen las tres quintas partes de las cuotas de participación.

Veremos si el Estado reacciona ante esta nueva necesidad.